20% de niños sufre insomnio
Excélsior 20 Primera - Gloria Contreras

Malos hábitos y el uso de dispositivos electrónicos, las principales razones

En nuestro país, hasta 20% de los niños tiene problemas de insomnio, el uso de dispositivos electrónicos en la noche, enfermedades y malos hábitos del sueño, son las principales razones.

“Se ha identificado que hasta 20% de los niños tienen síntomas de insomnio, donde intervienen factores de índole conductual, es decir, malos hábitos enseñados por la familia, el uso de dispositivos electrónicos durante la noche, y la presencia de enfermedades médicas y siquiátricas”, explicó el doctor Alejandro Jiménez Genchi, médico siquiatra, coordinador de la Clínica de Sueño del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente de la Secretaría de Salud.

Y es que el uso de dispositivos como celulares, computadoras y tablets, generan una alta intensidad de luz, lo que evita que el cerebro libere una hormona llamada melatonina, estrechamente relacionada con el inicio del sueño.

En el marco del Día Mundial del Sueño, que se conmemora este 17 de marzo, la doctora Yoali Arana Lechuga, especialista en medicina del sueño de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UAM, alertó que “la incidencia de insomnio ha ido en aumento, sobre todo en niños y adolescentes, principalmente por malos hábitos.

“Niños de ocho, nueve, diez años, ya tienen equipos electrónicos, y sus padres, no les ponen un límite para utilizarlos, eso genera que tarden más tiempo para quedarse dormidos”, explicó.

En un estudio realizado en 2016 por investigadores de dicha clínica, en el que participaron 300 niños, se encontró que estaban durmiendo, en promedio, de dos a tres horas menos, de acuerdo con lo recomendado por la Sociedad Americana del Sueño.

“Los niños tienen que dormir, dependiendo de su edad, entre 10 y 12 horas cada noche, y los niños mexicanos están durmiendo menos... presentan el llamo “yet lag social”, es decir, tratan de compensar la falta de sueño, durmiendo más horas los fines de semana, es una forma en la que el cuerpo trata de recuperarse”, señaló Arana Lechuga.

En esta investigación se corroboró (lo que otros estudios han confirmado en diversos países alrededor del mundo), que la falta de sueño impacta de manera negativa en el índice de masa corporal, es decir, el no dormir suficientes horas, es un factor de riesgo para presentar sobrepeso u obesidad.

Los niños que no duermen lo suficiente, pueden presentar alteraciones en la producción de la hormona del crecimiento, dificultades en el aprendizaje y memoria.

La doctora Viridiana Valdez Pineda, especialista de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, recomienda que los padres de familia estén atentos a una serie de síntomas que dan cuenta de que un niño no está durmiendo lo suficiente como “baja en el rendimiento escolar, inquietud en el día, despertarse más de una ocasión durante la noche, dificultad para conciliar el sueño, somnolencia y cansancio, irritabilidad, y roncar, no es normal que los niños ronquen”.