La Sedeso quiere acoger también unas horas a los hijos de vagoneros
La Crónica 15 Ciudad - Ruth Barrios Fuentes

Busca un convenio con el Sistema de Transporte Colectivo para que los trabajadores sociales ingresen al Metro e inviten a los padres a que sus hijos permanezcan en el albergue instalado en Iztacalco
La Sedeso quiere acoger también unas horas a los hijos de vagoneros | La Crónica de Hoy

El gobierno de la Ciudad de México busca dar albergue, ahora, a los niños cuyos padres trabajan de ambulantes en el Metro.

José Ramón Amieva, secretario de Desarrollo Social, explicó que se quiere firmar un convenio con el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro para que los trabajadores sociales ingresen al Metro e inviten a los padres a que sus hijos permanezcan en el albergue instalado en Iztacalco.

En entrevista con Crónica, el funcionario reveló que el gobierno quiere romper con la dinámica de que los niños se mantengan alejados de la educación y pasen hambre mientras sus padres trabajan, aunque lo hagan de manera informal.

“Estamos viendo la parte del Metro. No son sólo en los semáforos, aunque ahí es el doble de riesgo”, precisó.

Desde hace tres semanas, la administración capitalina puso en marcha un proyecto piloto para recibir a niños de 3 a 12 años cuyos padres trabajan de limpiaparabrisas y vendedores en las calles.

Los menores son recogidos en una camioneta y luego son llevados a una casa de asistencia ubicada en Iztacalco. Ahí reciben alimento, educación y actividades de esparcimiento. Hasta ahora, el gobierno local ha logrado convencer a unas seis familias y tiene en sus instalaciones a 14 niños.

Una vez que acaban las actividades, la camioneta deja en el mismo punto a los menores o los padres pueden ir por ellos directamente al albergue, ya que los niños no deben dormir ahí.

Amieva admitió, sin embargo, que algunos niños son usados por sus padres o por personas ajenas, ya que son obligados a trabajar.

Ante ello, dijo, se avisa al DIF sobre la situación para que tomen conocimiento y, de ser necesario, quite la custodia a los padres.

Comentó que la Secretaría ya ha detectado varios casos en los que los tíos o los padres usan a sus hijos, más bien, por un tema de lucro.

“Cuando no aceptan, les decimos que están cometiendo una ilegalidad, que están contraviniendo mucha normatividad, como el interés superior del niño y de la niña. Les estamos dando aviso al DIF para que nos vayan acompañando.

“Aunque la Comisión de Derechos Humanos diga que estamos criminalizando, para nada. Es un tema en el que hemos invitado a las asociaciones, pero muchas veces las personas no aceptan que nosotros nos llevemos a los niños. Es una situación triste en el que los niños tienen que sufrir eso”, recalcó.

Amieva expuso que los padres tampoco son obligados a que dejen a sus hijos en la casa de asistencia, ya que, recalcó, es un tema de convencimiento.

El secretario señaló que las personas que trabajan en las calles no tienen domicilio en la capital mexicana, por lo que es difícil incorporarlos en otro programa de ayuda.

“Los que hemos encontrado no son de la Ciudad de México, son personas que vienen del Estado de México y de Oaxaca, principalmente”, comentó.

El secretario indicó que las autoridades locales han detectado al menos 280 puntos en el que trabajan limpiaparabrisas y hay algún menor con ellos.

Esto, advirtió, resulta un riesgo para los menores, ya que pueden ser atropellados o, incluso, atrapados por alguna red de trata.